Emociones para el coaching

Un lugar de encuentro para el cambio

Tags: ,

Perdido en el sendero, no encontraba la salida, lloraba desesperado porque el miedo se había apoderado de su corazón, es miedo que inhabilita el resto de las emociones. Pensó en los momentos de su vida en que al igual que hoy, andaba perdido y sin rumbo, tantas veces pasando por momentos decisivos. De repente, la esperanza llegó desde el corazón a su cabeza, desde el cerebro a sus ojos, y como por arte de magia, el sendero se despejó y vio el camino de baldosas, el huerto, el olor a primavera fresca.

Solo era cuestión de actitud: si bloqueas al miedo, convences a la esperanza


Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • Etiquetas